Seleccionar página

Si tus niños están aburridos en casa y no saben que hacer, puede que te venga bien un poco de plastilina, un material moldeable que es excelente para que los niños jueguen y se diviertan haciendo figuritas con ella.

Ahora, si no puedes comprarles plastilina, ya sea porque no consigues, no puedes salir o simplemente no tienes el dinero a mano para comprarla, siempre existe la manera de fabricarla en casa de forma casera.

Es precisamente de esto lo que hablaré en este artículo, te voy a enseñar a cómo hacer plastilina casera para los pequeños de la casa, muy fácil y rápido, y lo mejor es que no contiene ningún producto tóxico que pueda hacerles daño.

¡Vamos manos a la obra!

3 Recetas y Métodos para hacer plastilina casera

Existen diversos métodos, algunos de estos con cocción, en frío y otros que incluso se pueden hacer con tan solo dos ingredientes. En este artículo te voy a mostrar varias opciones, por lo que tu puedes elegir la que más te convenga.

1. Cómo hacer plastilina casera en frío

Lo primero que te voy a enseñar es cómo hacer plastilina casera en frío. Ésta es bastante sencilla de preparar, y es de las más rapiditas de hacer, además de que es super segura y no requiere de cocción.

Para preparar esta plastilina necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 3 tazas de harina
  • 1 taza de sal fina
  • 1 taza de agua
  • 2 cucharadas de aceite

Como ves, no es para nada complicado conseguir estos ingredientes, seguro que ya los tienes en casa.

Ahora, la preparación comienza agregando uno a uno los ingredientes en un bol o recipiente para mezclar, en dónde deberás ir mezclando y amasando hasta que te quede una masita moldeable.

El agua puede ser cualquiera, no tiene que ser caliente, con coger una tacita del grifo estará bien.

Otro punto que debes tener en cuenta es que puede que necesites más de 2 cucharadas de aceite, yo te recomiendo probar con 2, pero si ves que te ha quedado muy dura la masa, puedes ir añadiendo algunas adicionales hasta tener la contextura deseada.

Eso sí, ten en cuenta que, si añades demasiadas, luego la plastilina estará chorreando un poco.

Puedes almacenarla en algún recipiente con tapa que selle bien y te durará algunas semanas.

Como consejo final, si quieres darle color, te recomiendo que uses colorante comestible.

Cómo hacer plastilina casera en frío

Esta receta en particular es excelente para los más pequeños, ya que es comestible y sin ningún riesgo (si te fijas en los ingredientes parece como si estuvieses haciendo una masa para cocinar).

2. Cómo hacer plastilina casera con dos ingredientes

Ahora, si quieres hacer una mucho más sencilla, en esta receta te enseño cómo hacer plastilina casera usando tan solo dos ingredientes. Para esta, los ingredientes que necesitarás son:

  • 2 tazas de Maizena
  • 1 taza de acondicionador para cabello

Por lo general son ingredientes que tienes siempre en casa, por lo que no son nada complicados de conseguir. Lo que necesitas hacer es mezclar ambos ingredientes dentro de un bol, solo júntalos y comienza a mezclar y amasar. Es muy fácil de hacer y rápido.

Al principio puede que te cueste un poco agarrar consistencia, pero si usas una cuchara para mezclar te será bastante sencillo, ya luego puedes amasar tranquilamente y listo.

Tendrás plastilina casera en poco tiempo.

Como consejo, si la sientes muy pegajosa, puedes añadir un poco más de Maizena (o cualquier almidón de maíz).

A diferencia de la anterior esta no es tan duradera, pero sí que cumple su propósito de entretener a los niños.

3. Cómo hacer plastilina casera con cocción

Ahora, si quieres aprender cómo hacer una plastilina casera fácil y rápido usando cocción, te tengo una receta excelente que te puede venir de maravilla. Lo que vas a necesitar es:

  • 2 tazas de harina de trigo
  • 2 tazas de agua
  • 1 taza de sal fina
  • 2 cucharadas de aceite comestible (es recomendable que sea vegetal para mejores resultados)
  • 4 cucharaditas de levadura (este último es opcional, pero recomiendo usarlo para una mejor consistencia)
  • Colorante para alimentos (opcional, pero super divertido para los peques)

Primero busca una olla y ponla sobre la hornilla o vitro (sin encender aún), en ella vierte la harina, la sal y las cucharaditas de levadura (en caso de que lo tengas en casa o lo hayas conseguido), mezcla todo y añade el agua, continúa mezclando un poco con el agua y ya luego enciende el fuego a temperatura media.

Ojo, la olla solo se deja al fuego durante un par de minutos, por lo que te recomiendo que mezcles bien los ingredientes antes de encender la cocina.

La idea es mezclar constantemente, sin detenerse, durante un par de minutitos hasta que te queda una especie de masa, una vez que la tengas, retiras la olla del fuego y dejas enfriar.

Cuando esté fría, la retiras de la olla y procedes a amasarla, como amasarías cualquier otro tipo de masa para cocina.

Tienes que amasar bien, que quede flexible y compacta. Una vez la tengas, procede a añadir las 2 cucharadas de aceite comestible (preferiblemente vegetal), y sigue amasando hasta que te quede ya una plastilina moldeable.

Hasta aquí ya tienes lista tu plastilina, pero le falta algo de diversión y color, para esto son los colorantes para alimentos, son bastante económicos y siempre viene bien tener algunos en casa.

Tienes que añadir algunas gotitas de colorante a la plastilina y luego comenzar a amasar hasta que esté completamente coloreada y ya no te pinte las manos.

Esta plastilina es excelente y de las que más te recomiendo, no solo es bastante duradera, sino que tiene una consistencia muy similar a las de Play Doh, por lo que tus pequeños ni notarán la diferencia.

5 Ejemplos de actividades y juegos para niños con plastilina casera

Ahora, ¿qué hacer ya que sabes cómo hacer plastilina casera fácil y rápido?

Pues sencillo, jugar con ella. Existen muchas actividades y juegos con plastilina que ayudarán a tus pequeños a explotar su creatividad y a entretenerse, algunos incluso le ayudarán si están estresados.

Aquí te dejo algunos ejemplos:

1. Jugar a la cocina

Las plastilinas son excelentes para jugar a la cocina, haz de varios colores y que tus niños se inventen platillos coloridos con ellas.

Puedes incluso hacer competencias para ver quien ha hecho la mejor comida con plastilina.

Eso sí, ojo, que no es comida de verdad, por lo que trata de cuidar que no se la coman, aunque las recetas no son tóxicas, es mejor mantener la plastilina alejada de la boca, sobre todo cuando han pasado días jugando con ella.

2. Hacer figuritas

5 Ejemplos de actividades y juegos para niños con plastilina casera

Las figuritas son una manera excelente para explotar la creatividad en los niños, y la plastilina es de lo mejorcito que existe para moldear de manera fácil y rápida.

Además, hacer figuritas con plastilina le ayuda a tu pequeño a desarrollar sus habilidades motrices y la coordinación y destreza de las manos.

Pueden también hacer concursos para ver quien hace las mejores figuras con plastilina.

3. Rellenar dibujos con plastilina

Para los más pequeños, una manera excelente de comenzar a explorar y aprender es usando la plastilina para rellenar dibujos.

Imprime algunas imágenes desde el ordenador y pídeles a tus pequeños que las rellenen con plastilina, puedes usar imágenes en blanco o con color, lo importante es que les des imágenes claras que puedan rellenar, para esto es importante también imprimir imágenes grandes.

4. Seguir el trazado en la plastilina

Otra actividad para los más pequeños es hacer un lienzo con la plastilina y dibujar figuras en él, luego darles algún cuchillo de plástico para niños y que corte la plastilina siguiendo los trazos.

Como consejo, para esta actividad utiliza plastilina blanca, es decir, sin añadir colorante luego de su preparación.

5. Involúcralo en el proceso de hacer plastilina

Otra actividad que puedes hacer para entretener a tus niños es enseñarles a ellos cómo hacer plastilina casera.

Para ello te recomiendo que utilices las primeras dos recetas, que utilizan métodos sin cocción y totalmente seguros para tu pequeño.

No te olvides de supervisarlos y guiarlos durante el proceso, así como ayudarlos cuando tengan problemas.

Para terminar este artículo, te recuerdo que la plastilina es un material super flexible y que permite hacer muchas actividades.

Puedes inventarte una gran cantidad de juegos y actividades con las que aprovecharla, así que no esperes más, y comienza a hacer tu propia plastilina casera.

¿Has probado a hacer plastilina casera con tus hijos?

¿Qué tal fue la experiencia?

Cuéntanos algún otro ejemplo de figuritas que conozcas y hayas experimentado con los más pequeños de la casa.

Pin It on Pinterest

Share This