Seleccionar página

Como padre o madre, es posible que alguna vez te hayas preguntado: «¿Le estoy dando una buena educación a mis hijos?«.

Es una pregunta personal que de cierta manera genera un poco de preocupación, haciendo que nuestra principal prioridad sea educarlos para que puedan ser disciplinados de la mejor manera e intentando que las actitudes positivas sean su principal cualidad.

Y aquí es donde entra la «disciplina positiva», pero claro, si aún no conoces qué es ni en qué consiste esta metodología, aquí te mostramos todo lo que necesitas saber para comprenderla mejor:

¿Qué es la Disciplina Positiva?

La Disciplina Positiva es un modelo educativo que te ayudará a entender el comportamiento de tus hijos, de modo que puedas comprenderlos mejor y tratarlos de manera pasiva, pero a su vez impartiendo una disciplina en la cual existe un respeto tanto para él/ella como para tu persona.

Todo ello, garantizando un mejor vínculo familiar y sin la necesidad de generar castigos o malos tratos hacia tu pequeño.

Estas pautas te ayudarán a educar a tu hijo de la mejor manera posible, garantizándote que crezca con buenos valores y se convierta en una persona a seguir.

¿Te gustaría aprender más sobre esta metodología?

Si es así, te invito a seguir leyendo este post, en donde profundizaremos un poco más de manera que tengas una idea de cómo implementar la disciplina positiva en los más pequeños de la casa.

Los 5 Pilares de la Disciplina Positiva

Si ya tienes claro que deseas aplicar la disciplina positiva con tu hijos, es importante que conozcas los 5 pilares fundamentales en los que se basa este método para así garantizar que se implemente de forma correcta:

1. Menos castigos

Algo que puede llegar a ser muy problemático en la vida de un niño es el hecho de aplicarle muchos castigos. Debes evitar esto a toda costa centrándote más en buscar soluciones a largo plazo.

2. Valorar el respeto

Valorar el respeto

Cuando surge un problema, lo mejor que puedes hacer es buscar el respeto entre ambos lados, pero a su vez, mantente firme cuando la situación lo requiera.

Este es un punto muy importante a tener en cuenta para que él no te mire como el malo de la película y sienta que tiene cierta cercanía hacia ti.

3. Analiza su conducta

Céntrate más en el pequeño:

¿Por qué lo hizo?

Cuando tu hijo realice algo que estuvo mal, lo primero que debes hacer es indagar lo que llevó al niño a realizar ese comportamiento.

De esta manera, puedes encontrar una solución para evitar que ese ese hecho vuelva a ocurrir.

» También te gustará leer:

4. Mantén una comunicación amigable

Cuando estés hablando con tu hijo lo mejor que puedes hacer es mantener una comunicación buena y amigable, ya que normalmente muchos padres fallan en este punto.

Intenta evitar que se pueda sentir mal por lo ocurrido, por lo que la mejor manera de conseguir una solución es tratar de tener una conversación positiva con él.

5. Anímale en todo momento

Una característica que normalmente se nos olvida mucho a los padres y que es sumamente importante es animarlos en cualquier mala circunstancia.

Llévalo a cabo y obtendrás una mejoría progresiva en cuanto a los malos comportamientos que pueda tener, ya que tu hijo sentirá que poco a poco va mejorando al observar que transmites un sentimiento de emoción.

10 pautas para educar con Disciplina Positiva a los niños

Cuando se desea aplicar la disciplina positiva, es necesario que aprendas bien una serie de pautas que te permitirán aplicar dicho método de la mejor manera posible:

Éstas son:

  • Debes ser un ejemplo para tu hijo, tus acciones y lo que predicas debe tener sentido con tu comportamiento, así tu hijo podrá ver que tu filosofía tiene concordancia
  • Analiza el problema y busca una solución, teniendo en cuenta a tu hijo para ayudarte en el proceso
  • No critiques al niño, si no lo que hizo
  • Algo sumamente importante a la hora de aplicar la disciplina positiva y que te ayudará a cambiar el comportamiento a largo plazo del pequeño, es empatizar con él y entenderlo en cada altercado que se produzca
  • Plantea una finalidad en cuanto a la conducta que quieres conseguir del niño
  • Enséñale a cómo tomar decisiones coherentes a lo que haya realizado
  • Trabaja en que su comportamiento y que sus acciones sean libres
  • Habla con tu hijo cuando cometa un error o mal acto, lo mejor que puedes hacer como padre es dialogar con él de manera respetuosa, colocando el problema como protagonista y el cómo lo puede afrontar
  • Debes garantizar que las normas o límites que establezcas deben respetarse, claramente conservando la amabilidad
  • Como última opción, intenta con reñir o castigar, pero siempre centrándote en que haya un respeto y sin provocar miedos que puedan afectar su desempeño

Ejemplos de frases de Disciplina Positiva

Para reforzar un poco más y ayudarte a aplicar la disciplina positiva es primordial saber comunicarte con el pequeño, por lo que debes procurar usar las palabras indicadas.

Por ejemplo, podrías usar frases como:

¿Qué crees que ocurrirá ahora?

Esta podría ser usada tras realizar algo que no debió.

Intentar evitar el típico:

“¡No corras!”, y usa un tono mucho más calmado como puede ser “Ve más Lento”.

O si por ejemplo, en algún momento se vuelve un poco tensa la situación podrías utilizar una frase como:

“Lo mejor sería que tomes un descanso, busquemos otra cosa que podamos hacer”.

Observando los ejemplos, lo mejor que puedes hacer es intentar buscar una forma tranquila y amable de decir las cosas, por lo que trata de ponerlo en práctica al disciplinar a tu pequeño.

Conclusión

Como ya hemos visto, la vida de nuestros hijos y su educación debe ser la prioridad como padres, es por eso que disciplinarlos de la mejor manera ayudará a que tengan un crecimiento óptimo.

Si queremos que nuestro pequeño se convierta en una persona de valores y que sea respetable ante el mundo, lo mejor es empezar a emplear la disciplina positiva.

Entonces, no dudes más y empieza aplicando lo aprendido en esta guía, facilitando mucho la tarea de educar a nuestro hijo, hacerte un padre ejemplar y de él una persona admirable.

Imágenes principales (child) By Shutterstock.

Pin It on Pinterest

Share This