Seleccionar página

¿Te ha ocurrido alguna vez que has sentido un poco de ansiedad al ver el cuarto vacío de tus hijos?

¿También alguna vez te invadió un sentimiento de soledad o tristeza cuando ellos te comentaron que se iban de casa, bien por estudiar o para independizarse?

Calma, es algo normal que a todos los padres les ocurre, al echar de menos la convivencia y el cuidado de sus hijos.

Y no es que no te alegres por ellos, todo lo contrario, su felicidad es tu felicidad, pero no sabes bien porqué esa sensación tan negativa o incluso algo egoísta en ese momento tan importante.

En este post hablaremos sobre el porqué de esa sensación, cuáles son los síntomas que nos indican que lo padecemos y algunas pautas para salir airoso de ello.

¿Qué es el Síndrome del Nido Vacío?

El síndrome del nido vacío es una sensación en la que experimentas una soledad infinita cuando los hijos se van de casa, es decir, cuando se independizan a su propio hogar, a estudiar fuera de la ciudad, etc.

Ocurre a todos los padres o a tutores cuando éstos tienen la necesidad de independencia, se sienten solos y como que les falta el cariño y esa influencia o cuidados que antes les proporcionaba el encargarse de sus hijos.

También depende en mayor o menor grado del lazo maternal o paternal que tengan con ese hijo o hija, y si también se van lejos o están cerca y pueden visitarlos a menudo.

Suele ocurrir más frecuentemente en mujeres, sobre todo en madres muy dedicadas al cuidado de la casa y los hijos, aunque también se da en casi igual medida en los hombres por los nuevos modelos de familia.

Son esas clases de personas que han abandonado sus ilusiones o sueños por cuidar a su familia y ahora sienten ese abandono a ese ser a quien dedicaban todo su tiempo o su vida.

¿Cuáles son los síntomas del Síndrome del Nido Vacío?

Hablemos ahora de las sensaciones o reacciones que se dan en personas que padecen este síndrome, para así poder superarlo cuánto antes. Toma buena nota de ello:

» Desánimo

La vida parece que no tiene sentido, que nada te hace sentir bien. Se llega a perder la ilusión de realizar cualquier tarea o actividad que podías realizar gustosamente antes de padecerlo.

» Desgana

Es normal esa apatía que hace que no tengamos ganas de nada, es cómo que no tenemos fuerza para seguir, falta de concentración y energía. Piensas que no podrás salir adelante.

»Tristeza

Es muy lógico sentir ese dolor emocional que nos inunda el alma, es un decaimiento o abatimiento del que no puedes salir, llegando incluso a hacerte llorar.

» Soledad

Sentir ese aislamiento o ese vacío interior de que no hay nada, como si lo hubiésemos perdido todo. Creer que uno está sólo aunque conviva con su pareja, pero nada es comparado con el amor que te dejaban tus hijos.

» Aburrimiento

Tener la sensación de no poder hacer nada o que nada te entretiene, no te apetece hacer nada.

» Llanto

No te sientas mal por llorar por casi todo, es la falta de hormonas generalmente, muy normal en todo este tiempo de cambios.

» Quejas

Es una sintomatología que se somatiza con el dolor de no tener a sus hijos ya cerca.

» Insomnio

Si duermes mal o te despiertas mucho en las noches, todo entra dentro de la normalidad y es muy frecuente en las mujeres.

Esas sensaciones es un conjunto de mucha negatividad, todo lo vemos de color negro, con desánimo, desgana, tristeza, soledad, etc…, el mundo se nos viene encima y cualquier cosa nos parece mal, hay que tratarlo con cuidado y poniendo atención, porque  puede desembocar en una depresión.

Suele coincidir también con el cambio de la mujer en la menopausia o en época de jubilación, es una etapa difícil para todos y la marcha de los hijos no ayuda a mejorar ese aumento de tiempo libre.

¿Cómo superar y tratar el Síndrome del Nido Vacío?

Ahora que ya conoces todos los síntomas,, vamos a hablar de como superar esta díficil etapa:

  1. Lo más importante es buscar apoyo, bien sea familiar o con amigos, el hablar de tu día a día con alguien es una buena terapia.
  2. Ocupar tu tiempo en diferentes actividades, o centrarla en solo una, lo que prefieras pero de esa forma tu mente se llena de otras cosas y eso es bueno.
  3. Piensa en positivo, los hijos se van pero ahora tú tienes tiempo para tí y cuando vengan tus hijos de visita será una fiesta.
  4. Intenta ayudar a tus hijos desde la distancia, intentando que todos estéis a gusto con la aventura que habéis emprendido.
  5. Centrarte en tu relación de pareja, ahora podéis retomar esas ilusiones que teníais antes, viajar, cenas, , en fin disfrutar del tiempo juntos.
  6. Exterioriza tus sentimientos: Charlas entre amigas, cursos, familia, etc…
  7. Aceptar que la vida es una sucesión de etapas, que todo pasa y aparece otra.
  8. Fomentar las amistades, poder pasar tiempo de ocio con familia o amistades.
  9. Cultívate y utiliza la tecnología, es importante ponerse al día y actualizarse.
  10. Recuerda que si tú eres feliz, podrás hacer felices a los que te rodean: priorízate.

Conclusión

Hay que decir que se debe tomar esta etapa de forma natural y adaptarse a nuevas situaciones, que simplemente son diferentes, se deben buscar nuevos alicientes o ilusiones para hacer aquello que no pudisteis hacer antes, por la llegada y la crianza de los hijos.

Ahora es el momento de poner en marcha todo aquello que dejaste en lugar secundario y vivir para tí y los tuyos y sigue apoyando a tus hijos como hasta ahora.

El Síndrome del Nido Vacío será una época de cambios para todos  con los consabidos contratiempos, pero lo superarás poniendo empeño en ser feliz.

Pin It on Pinterest

Share This